20 febrero, 2017

Las llaves, un elemento fundamental de seguridad

Las llaves son instrumentos que se usan para abrir y cerrar cerraduras incorporadas a objetos de seguridad que protegen objetos o recintos.

Desde tiempos antiguos se utilizan este tipo de mecanismos. La invención de hecho se atribuya a Teodoro de Samos en el siglo VII a.c., aunque con toda probabilidad se utilizaban con mucha anterioridad.

Las primeras cajas con cerradura se activaban con pesadas llaves difíciles de transportar. A lo largo de los siglos han surgido todo tipo de mecanismos hasta llegar a las llaves electrónicas que funcionan con impulsos eléctricos.

Las llaves clásicas son de acero o aluminio y se accionan haciéndolas girar. En general se componen de una parte trasera algo más ancha para permitir que la llave sea girada, y un vástago con muescas que encaja en el interior de la caja de la cerradura para liberarla.

Existen muchos tipos de llave, las más comunes son las clásicas modernas que funcionan con el típico sistema de muescas. A parte de estas existen llaves de tubo, que son las antiguas llaves que tenían una caña que encajaba en la cerradura.

La llave maestra es un tipo de llave que es capaz de encajar en varios tipos de caja. Estas llaves se utilizan por ejemplo en hoteles, donde los empleados hacen uso de estas para evitar cargar con un manojo de llaves.

La llave magnética es un moderno sistema de seguridad que consta de una tarjeta y un sistema electrónico de apertura. En la cinta magnética se aplica un código variable. Esto es especialmente útil teniendo en cuenta que una vez el cliente abandone la habitación se puede reconfigurar para otro cliente.

Las llaves de apertura a distancia se utilizan especialmente en los coches. Una señal de radio llega a un dispositivo electrónico que abre las puertas del vehículo.

Desde hace tiempo existen las llaves de clave. Estas llaves se activan mediante la pulsación de un código concreto que solo conocen ciertas personas. Este tipo de apertura suele ir acompañado de un sistema de apertura de llave.

En la mayoría de ferreterías hay máquinas duplicadoras de llaves. Se trata de instrumentos que realizan copias de llaves para que varias personas tengan la posibilidad de abrir un mismo dispositivo.

En la simbología común las llaves han sido muy utilizadas. En la tradición cristiana las llaves son el símbolo de San Pedro, como apóstol custodio del reino de los cielos.

Si quieres proponernos algún tema sobre seguridad puedes hacerlo en la sección de comentarios del blog.

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *